Hoy 6 de mayo se cumplen 25 años del fallecimiento en París de Marlene Dietrich, uno de los iconos del Berlín más atrevido y una figura inmortal para el cine del s. XX. Es tal el lugar que ocupa esta berlinesa, que en la capital alemana es conocida directamente como “die Marlene” (la Marlene). En Berlin & Film queremos dedicar un pequeño homenaje a esta actriz y cantante con una selección de 25 fotografías de 1923 a 1963. Personaje transgresor y bastante controvertido, dejó un legado en el mundo del espectáculo sobre todo por su forma de vestir y comportarse, jugando a veces con los límites de la androginia. Hasta su propio sastre se refería a ella en ocasiones como “Mr. Dietrich” por recibir encargos de pantalones de hombre para ella. Su personaje, que en ocasiones se fundía con su persona, fue también polémico en ciertos sectores al ser vinculada erróneamente a las ideas del Tercer Reich. En varias ocasiones se demostró que esta conexión ideológica era falsa, ya que se marchó de Alemania en 1930 por motivos profesionales, antes de que el partido nazi subiese al poder. Bien es cierto que no volvió por motivos políticos, a pesar de que desde las altas esferas del partido -especialmente desde el Ministerio de Propaganda e Ilustración del Reich- la veían como un producto alemán “fácilmente exportable”. En 1939, a pesar de que no haber dicho un “no” claro a las autoridades nazis, cambió su nacionalidad alemana a estadounidense, algo que desde Alemania tardó muchos años en entenderse.

Marlene Dietrich nació en un contexto de uniformes y disciplina, pero se hizo joven con la llegada de la democracia de los años ’20. Y fue un producto del entorno de la Friedrichstrasse, de la noche y el cabaret, del fin de la censura, del desorden y el descaro. Representó la llegada de una generación nueva, hedonista y transgresora, que buscaba aire y fresco y que chocó con la rancia y conservadora Alemania que había caído con la Primera Guerra Mundial. La primera película que interpretó a las órdenes de Josef von Sternberg, El ángel azul (1930), muestra este interesante choque cultural y generacional. Como no podía ser de otra manera, Marlene es la descarada y “guapa Lola” (Die fesche Lola, canción compuesta por Friedrich Holländer), dispuesta a subvertir los roles de género, a romper ciertas reglas y sobre todo a poner voz a una nueva generación. Os dejamos con el clip de la canción. Y si queréis saber mucho más de ella, no os perdáis nuestra visita al museo del cine.

¡Hasta la próxima!

Gracias por leernos, y como siempre, síguenos, comparte y recomiéndanos.

El equipo de Berlin & Film.

* Imágenes de cabecera: todas las imágenes empleadas son de dominio público. Wikimedia Commons Licensing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s